31 mar. 2015

bye winter!





Algunas de las cositas que usé este invierno. Cómo no: mucho blanco, mucho negro, y toques de color sutiles como el abrigo azul bebé.
Adiós frío, ¡hola primavera!

30 mar. 2015

Bélgica














Esperamos con ansias el 20 de marzo hasta que finalmente llegó.
Me suele pasar que en vez de emocionarme antes de viajar, me pongo de mal humor, y las ganas se me quitan sin razón. Como es obvio, ya en el destino las tonterías se me pasan y aprovecho que cada detalle se me quede grabado para siempre.
Lo interesante de Bélgica es ese encanto de cuento infantil, que aparte de ser bello, es tan frío que llega a ser un tanto impersonal (como la mayoría de los países allí arriba). Las construcciones de cientos de años llaman la atención por sus ladrillos característicos; las casas se alargan hacia arriba graciosamente; y no hay calle que no huela a gofre con chocolate. Bendito olor. Deberían crear un ambientador que huela a eso. Pero ya.
Oh, bueno, y la cerveza. Hay que tener cuidado con la cerveza belga. Al cuarto sorbo que le di a una Jupiler se me empezaron a entrecerrar los ojitos y apareció la risa floja acompañada con un fondo de clásicos tipo "Antes muerta que sencilla".
Sólo me queda recordar con una gran sonrisa este viaje, rememorar momentos con mis cuatro compañeras de crimen, y esperar que dentro de un tiempo más nos embarquemos en una tercera aventura todas juntas de nuevo.

17 mar. 2015

Córdoba
















Este fue un fin de semana de esos en los que haces de todo un poquito. De esos en los que no falta el turisteo ni el paseito al sol, y menos la cerveza reponedora después de todo aquello. Nos sentimos ricos y compramos Marlboro a medias. Nos imaginamos como sería si nuestra casa de verano fuera el Alcázar (los reyes vivían como reyes, ¿eh?). Una mañana aprovechamos de desayunar fuera y buscar las palabras de una triste sopa de letras que venía detrás del menú: menospreciar, infravalorar, atropellar...en fin, comprendimos que el autor tendría sus problemas.

Ay. Es tan corto el finde y tan larga la semana.

8 mar. 2015

photo diary I






No hay momento más bonito que el atardecer. Ese momento en el que la luz empieza a caer y va formando todo tipo de sombras donde los colores se mezclan, cálidos, intensos. Ahora que viene el buen tiempo no puedo más que repetirme la frase "qué buen día hace" quinientas veces mínimo. Porque es increíble estar en esa época intermedia en la que el invierno se empieza a despedir y la primavera está recién despertando; cuando la cosa aún no va de piernas al aire o brazos desnudos sino más acerca de hombros tímidos que empiezan a asomar sutilmente y de tomar la decisión de cambiar las botas por las zapatillas finitas.

Y qué bien sienta la brisa a esa hora, ¿no?, pero mejor aún la cerveza de tirador, esa bien fría que derrite los labios.
Sí, póngame dos, por favor.

El típico viaje a casa

La monotonía de los viajes en autobús hacen que imagine mil y una historia, donde el tiempo se ralentiza y mi vida se convierte en una película.