8 mar. 2015

photo diary I






No hay momento más bonito que el atardecer. Ese momento en el que la luz empieza a caer y va formando todo tipo de sombras donde los colores se mezclan, cálidos, intensos. Ahora que viene el buen tiempo no puedo más que repetirme la frase "qué buen día hace" quinientas veces mínimo. Porque es increíble estar en esa época intermedia en la que el invierno se empieza a despedir y la primavera está recién despertando; cuando la cosa aún no va de piernas al aire o brazos desnudos sino más acerca de hombros tímidos que empiezan a asomar sutilmente y de tomar la decisión de cambiar las botas por las zapatillas finitas.

Y qué bien sienta la brisa a esa hora, ¿no?, pero mejor aún la cerveza de tirador, esa bien fría que derrite los labios.
Sí, póngame dos, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Thanks for your comment!